sábado, 31 de octubre de 2009

Decisiones laborales

Tan tuanis que es sentirse bien haciendo lo que uno hace, para lo que estudió, con lo que vive y vivirá por siempre ¿verdad? Claro está que hay factores que influyen en que una persona se dedique a cosas que tal vez no sea lo que siempre soñó o que no le satisfacen.

Sin embargo yo considero que al fin y al cabo son decisiones que uno toma. Malas o buenas dependiendo de cuánto se piensen. Es decir, siempre en cada decisión hay una relación de costo/beneficio que será lo que determine el éxito de la misma.

Digo esto porque lamentablemente uno se encuentra por todo lado a gente trabajadora en todos los sectores que parecen no estar muy conformes con lo que hacen, a juzgar por como tratan a la gente.

  • Choferes de buses y taxis
  • Bibliotecarias
  • Oficinistas y secretarias
  • Cajeros
  • Pulperos
  • Y otro poco más...



Les cuento una historia real: en la biblioteca de la facultad donde todavía estudio había una bibliotecaria bastante malencarada, amabilidad nula, que hasta daba cosa hablarle. Un día llegó al colmo de gritar improperios a todos los que estábamos allí por razones desconocidas. Eso me molestó demasiado y un compa y yo decidimos quejarnos con la directora de la biblioteca y con el decano (qué sapos verdad! jaja) porque no nos parecía ese comportamiento. Por supuesto la defendieron y pusieron de argumento que "ella es así" y que se estresa mucho.

Bueno, mi punto es que una cosa es tener un día malo y otra ser un maleducado todos los días. Sobre todo si usted trabaja rodeado de gente. No es culpa de la sociedad que usted haya tomado una decisión que al final no le satisfizo. Si no le gusta vaya y busque otro trabajo en el que esté [email protected] y se trate mal usted mismo.




Como les digo, hay muchos factores que afectan estas situaciones y por ello hay que hacer excepciones. Pero de verdad es indignante ver al chofer que se enoja si uno le hace parada (sí, eso me ha pasado...), a la secretaria del Departamento de Bienestar estudiantil de la UNA que lo trata de tonto a uno si le hace falta algún papel o a la referencista de la Biblioteca pública molestarse cuando uno le pide un libro....

Puede no haber sido la mejor elección, pero por algo está usted donde está. Tratemos de hacer nuestro trabajo de la mejor manera porque al final alguien nos lo agradecerá.


PD: Ahora la bibliotecaria de la facultad cada vez que me ve me saluda con un efusivo "Hola Marco, ¿en qué le puedo servir?" jejeje ¿Qué les parece?



7 comentarios:

KagosaVampire dijo...

Definitivamente, esta gente no merece el trabajo que tiene.
Existen muchas personas sin trabajo que darían lo que fuera por poder ganarse el sustento, y esta gente malagradecida no aprecia su puesto.

Tenés toda la razón, si no te gusta donde estas, haz algo!

Pero no descargues tus resentimientos con los demás.

PD. A los choferes de bus o taxi yo siempre les digo "Gracias, que pase un lindo día" o "buenas noches que Dios lo acompañe" con una sonrisa y vieras que siempre me responden de buena manera.
También hay que dar amabilidad para recibirla.

Saludos!

Io dijo...

uff de personas que trabajan en algo que no les gusta hay miles!! especialmente en el sector publico...

Barqueritos dijo...

Es un eterno dilema el por qué la gente se amarga con trabajos que no les gusta. Creo que ahora más que nunca con las toneladas de gente que estudia lo mismo solo para disque asegurarse un futuro...

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Hay gente que estudia solo para tener un trabajo donde ganar buena plata, pero definivamente no tienen vocación.

Hay gente que está agradecida con el trabajo que tienen, y aunque no es el trabajo que soñaron, saben que se sienten bien.

Y claro, tambien depende de la personalidad. A los amargados, aunque les des el trabajo de sus sueños y les pagues millones de dólares, siempre seguirán siendo mal encarados. A esa gente JAMAS la deberían poner a trabajar atendiendo al público!!!!

Saluditos

Alvaro dijo...

Yo era el encargado de un laboratorio de cómputo hace unos años, y por experiencia propia le digo que yo fui así, es decir, era grosero con la gente. En parte tenía razón en estar molesto, pero el error mío fue no saber canalizarlo de buena manera. Todos tenemos malos días, y los demás no tienen la culpa de nada, y por eso hay que saber decir las cosas, aún cuando uno tenga la razón de estar molesto.

Saludos,

MarcoTVS dijo...

Kagosa: gracias por complementar el post! Hay que dar para recibir, así es! :) saludos :D

IO: sí, es una lástima que sea así :s

Barqueritos: totalmente cierto!!!! cero vocación!! un gustazo tenerlo por mi blog! Saludos

Heidy: es de admirar las personas que han llegado a sobresalir en algo que no habrían pensado! es cuestión de pasión por lo que se hace! Muchas gracias :D

Álvaro: lo bueno es la humildad de aceptarlo y tratar de mejorarlo! Gracias por pasar por acá! :) saludos

Sotela dijo...

Completamente de acuerdo, tan tuanis q es trabajar con una persona educada y con buenos modales!

Si no le gusta lo q hace, busque otra cosa! Y si no puede recuerde q los demás no tienen la culpa.

Saludos